Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 13 de octubre de 2013

Vareando en la Costa da Morte



Hola Compañeros.

Hoy tocaba salida de pesca y después de un tiempo un tanto perezosos,nos decidiamos a cojer el coche,hacer unos cuantos kilometros y acercarnos A Costa da Morte.
Después de barajar varios entornos,nos decidimos probar en un lugar bellísimo,Punta Nariga,a medio camino del colosal Monte S.Adrián y el incomparable marco del Roncudo,famoso por sus percebes (con bien merecida fama como de los mejores del mundo),como paraíso para los pescadores deportivos.
Saliamos con noche para aprovechar todo lo posible la mañana,teniendo en cuenta que desconocíamos la zona y sus pesqueros,exceptuando alguna vaga información que nos habían proporcionado.
Después de llegar a Malpica,las luces del alba comenzaban a clarear en el horizonte a nuestras espaldas,pero ya se adivinaban los contornos de S.Adrián y la playa de Barizo y la típica ansia se iba apoderando de los que ibamos dentro del coche.


Ya falta poco para llegar y tenemos a Las Sisargas como telon de fondo.



Una serie de buenas puestas en la zona


Buenos sitios,bajadas de riesgo


La bajada a Punta Nariga culmina en el faro,el cual en medio de las ultimas sombras de la noche ofrecía un aspecto que nos hizo lanzar los primeros comentarios de respeto al lugar,este faro,que se cuenta entre uno de los de mas reciente construccion de nuestras costas,no tiene el misticismo de otros como Fisterra,Vilano,La Candelaria o Bares,pero como guardián a uno de los pasos de las Islas Sisargas y avisador de una costa que no concede segundas oportunidades,se ganó de inmediato todos nuestros piropos.





Costa de Nariga con S.Adrian al fondo y las Sisargas


Desde lo alto de Nariga y hacia el Oeste,podemos apreciar los colosos acantlados y macizo del Roncudo,paraíso de la pesca


El mar ofrece un estado de manual,pero creemos que estas puestas necesitan mas batiente para dar mejores resultados.


Una de las puestas


Ya solo nos quedaba la bajada despues de reconocer la zona desde lo alto,buscando los posibles pedreros donde tentar al sargo y ver que condiociones presentaba el mar,ya sabidos que en el dia de hoy era otra jornada de mares calmados con olas de poco mas de 1 metro,pero esta costa siempre hay que respetarla y vale la pena tardar 15 minutos oteando como se comportan las rompientes que luego nos pueden ahorrar algun que otro disgusto o mojadura.La bajada no tiene la dificultad de otros lugares,sin embargo el rocío caído toda la noche y el ser la primera vez que visitabamos este lugar,nos obligaba a tomar todas las precauciones.Las rocas estaban como barnizadas por el mencionado rocío y el agarre era bastante peligroso,ya que ni las suelas de Vibram conseguian que bajasemos con la seguridad y el agarre necesario.


El faro desde el pedrero


Momento de la picada de un sargo.


Jesús sacando uno que fue indultado

Pero finalmente accedimos a la puesta que habíamos elegido y de inmediato nos pusimos a pescar.
Los aparejos utilizados y debido a las fuertes corrientes fueron los ya conocidos como "a la portuguesa",es decir,con una oliva en el bajo,haciendo tope con el anzuelo,para que el cebo puediera rastrear bien los fondos sin ser levantado o se desplazara caceando por las fuertes corrientes,lo cual siempre resta efectividad al engaño.
Los primeros lances se saldaron con sendos sargos,ejemplares de unos 800 gr,que siempre ofrecen una dura resistencia a ser levantados,con lo que se presentaba la jornada de lo mas positiva,pero no tardaron en hacer acto de presencia las indeseadas bogas,llegando a sacar cerca de 2 docenas,con el consiguiente cabreo,cambio de puesta,variaciones en el calado del aparejo,hasta que de nuevo conseguiamos dar con otro sargo.
En estas que estamos pescando y Jesus tenía "ferrada" la enèsima boga,que hacen acto de presencia los arroaces justo al lado de su boya y de golpe la boga deja de tirar y Jesus saca el aparejo cortado a la altura del anzuelo,con lo que nos cabe suponer que un arroaz se llevo una boga con piercing.
Y así entre picada y picada,transcurrió otra jornada mañanera de pesca a los sargos,donde el estar en un entorno como este siempre te carga las pilas independientemente del nº de peces que se consiguen sacar y marchándonos con las ganas de volver a tentar estos pedreros con mas mar,para tentar sargos de mas porte ya que los de hoy no fueron los mas grandes de la temporada pero estamos seguros que con el invierno mas metido y mas rompiente en las olas,los sargos grandes tienen que hacer acto de presencia.


Ya solo por estar en este entorno,se siente uno feliz.



Fin de la jornada


Y regreso a casa


Saludos equipo Sargo Bravo

8 comentarios:

  1. Me encanta vuestro blog, seguid asi equipo sargo bravo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo,se agradecen mucho tus palabras.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que bonita la zona, y muy guapos los sargazos. Saludiños.

    ResponderEliminar
  4. Buen reportaje de esa maravillosa costa, y que decir de esos sargos negros que habitan esas piedras, enhorabuena a todos por la pesquera y a seguir . Saludos desde Cadiz

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Walter,la verdad es que tenemos una costa envidiable.Saudos

    ResponderEliminar
  6. Hola Salah,gracias por tus palabras.La verdad es que salieron varios de esos "pata negra" aunque lejos en tamaño de los torpedos que "cazas" por esas costas gaditanas.Saludos compañero

    ResponderEliminar
  7. ehnorabuena por esa jornada de pesca y esas vistas y por supuesto esos jargos,haber si me animo yo a sacar la vara y tentarlos.............www.reinaargonia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Hola Jose Fco.pues este es buen momento para animarse a varear los sargos,ya que empieza el mar a moverse y se empiezan a acercar los gordos.Saludos

    ResponderEliminar